Ya hemos hablado en otras ocasiones de los diferentes tipos de elevadores que se utilizan para satisfacer las necesidades de transporte vertical en los edificios. Hoy, en cambio, vamos a ver con más detalle las principales características de uno de ellos: los montacargas. El objetivo es conocer sus diferentes características y opciones y las normativas que afectan a cada uno. 

Qué son los montacargas

 

Los montacargas son máquinas auxiliares movidas por grupos hidráulicos o motores eléctricos que se pueden destinar tanto al transporte mercancías como de personas. Son plataformas de movimiento vertical que tienen diferentes niveles de parada definidos con anterioridad. Según el tipo montacargas está sujeto al cumplimiento de una normativa específica que garantice la seguridad de las personas y el buen estado de las instalaciones durante el mayor tiempo posible.

Tipos de montacargas

 

normativas montacargas

Se pueden distinguir tres tipos de montacargas:

Exclusivo para mercancías.

Para transportar personas y cargas, es decir, mixto.

Ascensores de movilidad reducida, o lo que es lo mismo, montacargas para personas. Especialmente utilizados en fincas pequeñas o viviendas unifamiliares, son muy versátiles y tienen una velocidad reducida.

Este tipo de elevadores pueden ser utilizados tanto en el exterior como en el interior de su inmueble. Se instalan tanto para uso residencial como en almacenes, hostelería, comercios y otros negocios. Dependiendo de la carga que transporte, se puede hablar de minicargas o montaplatos, que albergan una carga no superior a los cien kilogramos de peso y que es común tanto en la hostelería como en las viviendas. También se puede hablar de montacargas de cualquier tipo hasta las diez toneladas de peso o de montacoches, que soportan entre 2500 y 3500 kg de peso.

Qué ventajas presentan los montacargas

 

La evolución de estos sistemas supone una serie de ventajas, debido a su capacidad para adaptarse a las distintas necesidades:

Ventajas de montacargas

Rápida instalación y puesta en marcha.

Escaso mantenimiento, principalmente si se utiliza para mercancías.

Bajo consumo energético debido a la evolución de los motores y sistemas con más eficiencia energética.

Seguridad, ya que cuentan con sistemas de válvulas paracaídas o de detección en las puertas.

Resistencia para poder transportar grandes pesos y soportar los golpes derivados de las operaciones de carga y descarga.

Se pueden realizar diseños personalizados para que se ajusten a las necesidades de cada cliente.

Por tanto, se puede concluir que independientemente de la actividad de un negocio o de las necesidades en una vivienda unipersonal o una finca de pocos vecinos, puede encontrar el montacargas que más se adecúe a sus necesidades. 

Normativa de los montacargas: ¿está el suyo adaptado a la legislación vigente?

 

Montacargas y normativas

Como ya se ha dicho, las superficies industriales y comerciales que dispongan de varios niveles precisan de sistemas con los que mover de forma vertical las mercancías. A estos sistemas de elevación se les denomina montacargas y están sujetos a cumplir su normativa específica.

El Real Decreto 2291/1985 y sus posteriores anexos, modificaciones, transposiciones y reglamentos de la normativa común afectan a los sistemas de elevación, incluidos los montacargas que parcialmente puedan transportar personas.

Junto a ello, cada comunidad autónoma regula las inspecciones técnicas obligatorias que deben ser superadas en cualquier momento, incluso tras realizar ciertas modificaciones o tras cualquier tipo de incidente que produzca daños a bienes o a personas.

En el supuesto de que el montacargas tan solo transporte bienes materiales estará regulado por el Real Decreto 1215/1997. En él se establecen unas disposiciones mínimas en cuanto a salud y seguridad para su uso por los trabajadores y es una continuación de la Prevención de Riesgos Laborales. Esta normativa hace referencia a cualquier tipo de aparato, máquina, instalación o instrumento que se pueda utilizar en el lugar de trabajo. Por tanto, los montacargas están incluidos en esta segmentación.

Diferencias normativas entre montacargas de mercancías y mixto

 

Diferencias entre montacargas mercancias y mixto

Cuando se habla de un montacargas, normalmente se piensa en un ascensor de dimensiones grandes. En él se pueden transportar mercancías y posee un chasis que se desliza por dos rígidas guías que soportan en paralelo una estructura metálica anclada en la estructura del edificio. Estos sistemas que pueden transportar tanto mercancías como personas son de tipo hidráulico, aunque en el caso de los mixtos deben cumplir la normativa de los ascensores EN 81-2. En el caso de los montacargas de uso exclusivo para mercancías la normativa de aplicación es la EN 81-3.

Cualquier montacargas hidráulico es un transporte seguro siempre que cumpla con los requisitos de montaje y mantenimiento y la normativa de aplicación, que en cada caso condicionará tanto el montaje como el mantenimiento.

Qué obligaciones tienen los empresarios

 

La legislación vigente referente a los montacargas indica que es labor de los empresarios minimizar los riesgos derivados de la utilización de este tipo de sistemas o aparatos. Es decir, que deben evitar que cualquier persona que haga uso de ellos corra algún tipo de riesgo que se pueda mitigar con una comprobación adecuada con cierta periodicidad. Para que esto sea posible, es necesario realizar un mantenimiento periódico de las instalaciones y asegurar el cumplimiento de las disposiciones en materia de seguridad y salud. 

También hay que señalar que es necesario formar a los trabajadores en la utilización del montacargas y mostrar la necesidad de prestarle la atención que realmente requiere, aunque no se esté utilizando el sistema. Para ello, lo mejor es contar con un proveedor de confianza.

Consejos para ahorrar dinero en su montacargas

 

Si se quiere mantener adecuadamente el montacargas de un edificio o vivienda tanto para los visitantes como para los residentes, clientes o empleados, es necesario seguir una serie de pautas. A continuación, le presentamos cinco consejos para el mantenimiento, que aseguran que el ascensor no sufra paradas repentinas, se descomponga o se bloquee. Un mantenimiento adecuado garantizará su durabilidad.

Ahorrar dinero en su montacargas

  1. Control de las operaciones

Se debe tener un registro de las operaciones llevadas a cabo en un elevador durante las reparaciones. Esto permitirá rastrear la frecuencia de uso o si existiese algún problema. Si se producen ruidos extraños o algo inusual en el funcionamiento normal, puede servir de ayuda al servicio de reparación para que pueda diagnosticar el problema con la mayor brevedad.

  1. Realizar inspecciones diarias

Se puede inspeccionar el elevador comprobando la ausencia de actos de vandalismo y su correcto funcionamiento.

  1. Reemplazar el equipo defectuoso

Las luces, interruptores y botones que tienen diferentes funciones en una cabina pueden romperse o quemarse. Es muy importante asegurar que todos estos elementos sean reparados por el servicio técnico especialista tan pronto como sea posible. Esto evitará molestias y, sobre todo, accidentes.

  1. No usar limpiadores industriales

Los mecanismos internos que componen un sistema de estas características son proclives a la corrosión. Uno de los fallos mecánicos internos más recurrentes se debe principalmente a la corrosión que causan los limpiadores industriales en el mantenimiento de las instalaciones. La forma de que no se produzca esta corrosión es evitando el uso de limpiadores que no hayan sido avalados por los técnicos.

  1. No sobrecargar el elevador

Al sobrecargar un elevador se puede producir un desgaste mucho más rápido de los diferentes mecanismos de funcionamiento, suponiendo un peligro para los ocupantes, que aumenta a medida que el tiempo transcurre y es utilizado.

Por ello, hay una regla no escrita que dice que se debe evitar el transporte de cualquier elemento que tenga un peso superior a la cuarta parte de la capacidad máxima total del elevador. En caso de que se necesitase realizar un transporte vertical con un peso superior, se debería tener en consideración la instalación de otro equipo que pueda ayudar a cubrir todas las necesidades de una forma segura.

Los montacargas SolutionLift

En SolutionLift te asesoramos sobre cuál es tu mejor opción en montacargas. Sin compromiso. Los precios varían en función de si se van a utilizar sólo para mercancías, en cuyo caso son más económicos, o si también se van a utilizar por personas, en cuyo caso precisarían de más elementos para garantizar la seguridad. También te propondremos escoger unos acabados, el número de paradas, las medidas de las cargas que se deberán transportar y si optas por una emisión reducida de ruidos. El montacargas se deberá ajustar al espacio que se disponga con una capacidad de carga entre los 50 kg y los 10 000 kg. Su colocación y posterior puesta en marcha es realmente sencilla y fácil, adaptándose a cualquier entorno.