Cuando los miembros de un edificio se plantean instalar una maquinaria de transporte, deben informarse adecuadamente sobre los distintos tipos que existen en el mercado y la aplicación de cada uno de ellos. Así, podemos hablar de las llamadas soluciones verticales, referidas a los montacargas y ascensores, encargados del traslado de mercancías y personas. Éstos, aunque puedan resultar similares, cuentan con claras diferencias entre ellos, lo que hace que cada uno resulte más idóneo para un tipo de desplazamientos que el otro.

En primer lugar, se puede definir un montacargas como un ascensor, pero de grandes dimensiones, y, como su mismo nombre indica, se utiliza para el traslado de volúmenes y cargas de gran tamaño. Su estructura se compone de un chasis que se desplaza a través de dos rígidas guías, que son paralelas entre sí y se sustentan sobre una estructura de metal, que se encuentra anclada al propio edificio.

A grandes rasgos, existen en el mercado dos tipologías diferentes de montacargas de tipo hidráulico. Por un lado, estaría el que se encarga de transportar, únicamente, mercancías y aquellos que, además, permiten el traslado de personas. Este segundo grupo también es conocido como ascensor hidráulico y tendría aplicada la normativa EN81.3, mientras que el primero deberá respetar la normativa EN81.2 Así, las claras diferencias entre ellos están directamente relacionadas con sus correspondientes normativas de uso, su utilización y los distintos elementos con los que cuenta cada uno, para su mantenimiento y montaje.

En este sentido, los montacargas han cambiado, en los últimos años, para adaptarse a la normativa, que ha supuesto el paso de una sola plataforma y cabina en el lateral a contar con una estructura distinta y basada en un perímetro cerrado que garantiza su mayor seguridad. A esto también se une su mayor fiabilidad en la estructura del hueco y la mejor capacidad y durabilidad de la máquina, según las innovaciones más recientes.

Debemos saber que el uso de este mecanismo está centrado, exclusivamente, en mercancías y cualquier tipo de adaptación o modificación, para que pueda trasladar también a personas, está totalmente prohibido, por lo que se utiliza solo para el transporte de cargas. En caso contrario, la responsabilidad caería tanto sobre la empresa instaladora como sobre el propietario del edificio.

Características de los montacargas y ascensores.

Montacargas de mercancías

 

Como ya hemos indicado, este modelo cumple con la normativa UNE-EN 81.3 y alcanza una velocidad máxima de 0,5 m/s. También cuenta con puertas de cabina obligatorias y no necesita teléfono de rescate. En cuanto al tipo de pulsador, posee un único botón de reenvío y se garantiza su adecuado mantenimiento con una revisión cada tres meses. Por último, el tipo de seguridad con el que cuenta, desde 2010, es un doble sistema de bloqueo.

Además, el montacargas cuenta con distintos elementos, como:

  1. MontacargasUna superficie que servirá de apoyo para la estructura general y debe ser muy resistente y de disposición horizontal.
  2. Al menos, dos o más guías, que serán paralelas y rígidas.
  3. Una central que puede ser de tipo doble o convencional, en función tanto del recorrido como de las propias características de la instalación.
  4. Dos o más pistones, que dependerán de la carga máxima de la propia instalación. Además, en función del recorrido que tengan, serán convencionales o telescópicos.
  5. Por último, también contará con un chasis, que debe estar completamente nivelado y anclado. Esta parte se encuentra unida al sistema encargado de guiar el desplazamiento del montacargas. Lo más importante es que este sistema sea capaz de asegurar siempre la estabilidad del montacargas, tanto vertical como horizontal, y soportar los esfuerzos procedentes del paracaídas de emergencia. Debe vigilarse, ante todo, que el paralelismo de las guías sea siempre el adecuado, para evitar que pueda producirse la salida del montacargas.  

Ascensor

 

Se puede definir un ascensor o elevador como un tipo de transporte que se encarga del desplazamiento entre distintos niveles de personas o cargas. Su estructura se compone de elementos que son tanto mecánicos como eléctricos y que, de forma conjunta, dan lugar a un tipo de mecanismo de desplazamiento totalmente seguro. Estos, además, se caracterizan por:

  1. AscensorEl montacargas de personas y cargas cumple con la normativa UNE-EN 81.2, como hemos comentado anteriormente, y es capaz de alcanzar una velocidad máxima de entre 0,6 m/s y 1 m/s.
  2. Cuenta, a modo de pulsador, con un botón y registro de la llamada, además de tener un teléfono de rescate, obligatoriamente.
  3. La puerta de la cabina también es obligatoria y requiere de un mantenimiento mayor que la tipología anterior, al ser revisada una vez al mes.
  4. Por último, también ofrece un doble sistema de bloqueo, en lo que se refiere a su seguridad.

Existen dos tipos de ascensores de personas con ventajas diferenciadas, en función de las necesidades y del tipo de edificio donde sean instalados. Así, hablamos de los ascensores con tracción eléctrica e hidráulicos.

 

Características y ventajas de los ascensores eléctricos 

Ascensor eléctrico

  1. Su sistema de accionamiento requiere de un motor eléctrico, para comenzar a funcionar. Este cuenta con un sistema de suspensión, que incluye una cabina y un contrapeso, de manera que el sistema puede permanecer en equilibrio (por lo general, un 50 % de la carga nominal en la elevación). Por lo tanto, en este modelo, la tracción es posible, debido a que los cables están adheridos en la polea motriz o el motor eléctrico. Se produce su deslizamiento por unos raíles verticales con elementos de seguridad como paracaídas mecánico, limitador de velocidad o amortiguadores de foso.
  1. Aunque antes eran mucho más ruidosos que los hidráulicos, actualmente, debido a las aplicaciones de VVVF, ofrecen un movimiento tan suave como los otros, además de existir la posibilidad de disminuir su potencia necesaria. Por tanto, en lo referente al consumo, todo dependerá de cómo se usen.
  1. Estos ascensores también ofrecen, en la actualidad, la posibilidad de adaptarse a espacios más pequeños, al existir ascensores sin sala de máquinas, por lo que cada día siguen aumentando su optimización, en lo referente tanto al consumo como al espacio.
  1. Al ser más comunes, resulta mucho más fácil conseguir recambios de piezas o partes que se hayan estropeado, debido a que existen numerosas tiendas donde comprarlos.
  1. También es considerado de los modelos más seguros que existen en el mercado, siempre y cuando sean encargados a una empresa rigurosa y seria, para ser instalados.
  1. Ofrecen un tipo de mantenimiento muy sencillo y que facilitará su cuidado.

Características y ventajas de los ascensores hidráulicos:

Ascensor hidraulico

  1. Ofrecen un elevado nivel de seguridad para los pasajeros, debido a su doble sistema de seguridad.
  1. También cuentan con una gran seguridad para los operarios gracias a sus características y forma de montaje, al ser construidos del primer piso hasta el último.
  1. Son muy económicos. Utilizan menos componentes, por lo que sus precios tanto de mantenimiento como de instalación resultan más económicos y su montaje más sencillo.
  1. La posible evacuación de los usuarios estará más que garantizada, en caso de que se pudiese producir algún fallo que afectase al suministro eléctrico. Esto se debe a que cuenta con un sistema que incluye una bobina de 12 voltios, que queda conectada a una batería de reserva y hace posible concluir el trayecto y llegar hasta la siguiente parada, tras producirse el fallo y abrirse las puertas.
  1. Ofrecen un magnífico aprovechamiento del espacio de la vivienda, ya que no requieren de la creación de salas de máquinas, de manera que los edificios con limitaciones de espacio no se verán excluidos de su instalación. Esto también es posible gracias a que el armario que alberga toda la maquinaria podría situarse en cualquier parte del edificio, sin necesidad de estar en el entorno del ascensor. Además, su MRL permite que la maquinaria hidráulica pueda ubicarse dentro del hueco del foso del ascensor.
  1. Su grado de eficiencia energética es muy elevado, debido a que su accionamiento es posible mediante una bomba que está unida al motor eléctrico. De esta forma, solo consume en su ascenso, mediante la inyección de aceite a presión a partir de un bloque de válvulas encargadas también de controlar la velocidad desde un depósito a un pistón. Por su parte, para descender, se sirve de la fuerza de la gravedad, sin necesidad de gastar energía a través del propio peso de la cabina, que hace que el aceite regrese al tanque, mientras las válvulas regulan el caudal. Además, tanto en los arranques como en las paradas ofrece una gran suavidad para el usuario.

En definitiva, podemos decir que tanto los ascensores como los montacargas ofrecen grandes facilidades y beneficios a los habitantes de los edificios y empresas en los que son instalados. En este sentido, es necesario reconocer que no existe una opción mejor que otra, sino que, realmente, todo dependerá del uso que cada empresa o persona pueda dar a estos equipamientos. Por ello, teniendo en cuenta las características de cada tipo de máquina, solo queda seleccionar la que mejor se adapte a las necesidades y demandas de sus usuarios.